Los trastornos mentales en el cine

926 10 47 36
Los trastornos mentales en el cine

Cualquier consulta de psicología en Ciudad Real no está tan alejada del cine como piensas. De hecho, son muchas las películas que han intentado (y continúan intentándolo) desentrañar y representar las diversas situaciones y conflictos que se generan en la mente humana.

Tanto es así que la historia del séptimo arte está plagada de clásicos cuyo argumento central está basado en algún tipo de trastorno mental.

Cuando se lleva al cine el universo de la mente, a veces se cometen ciertas inexactitudes que cualquier consulta de psicología en Ciudad Real detecta rápidamente. Sin embargo, no por ello pierden su utilidad para poder realizar un primer acercamiento al mundo de los trastornos mentales en general.

Si te apasiona la psicología y quieres intentar entender alguna de sus múltiples aristas, estas son algunas de las películas por las que puedes empezar a indagar:

- “El resplandor”, “Psicosis” y “Shutter Island” son tres magníficas películas para entender cómo los trastornos psicóticos pueden llevar a las personas a percibir la realidad de una forma completamente alterada. Suspense sin tregua en las tres cintas, ya que hasta el final de las mismas no comprenderás muy bien qué es lo que está pasando exactamente a sus personajes y protagonistas principales.

- En “Mejor… Imposible” puedes ver lo que el trastorno obsesivo-compulsivo supone para la vida y el entorno de la persona que lo padece desde una perspectiva de humor e ironía.

- La fuerte confusión de la esquizofrenia aparece en “Una mente maravillosa”, donde Russell Crowe interpreta el papel de un afamado profesor universitario que oye voces que no existen más allá de su cabeza.

- Una de las más recientes es “Múltiple”, en la que su director, M. Night Shyamalan, plantea la siguiente pregunta: ¿puede un Trastorno de Identidad Disociativo llegar a cambiar nuestra estructura molecular?

En Mar Milla Sánchez Psicóloga queremos acercar la psicología a nuestros paisanos de Ciudad Real.